Cuidado con la Grelina..es la hormona que te avisa si tenés hambre

Tiene la capacidad de determinar si sentimos más o menos apetito. Y le avisa al cerebro cuando pasan demasiadas horas sin comer.

Tener determinación para decir “basta” cuando ya se comió lo suficiente y saber diferenciar el hambre del antojo no son cuestiones relacionadas sólo con la fuerza de voluntad. Los factores ambientales, genéticos o biológicos también cumplen un rol fundamental. ¿Cuál es el papel de las hormonas dentro del estudio de la obesidad y el aumento de peso?

La grelina es la hormona gástrica que se encarga de enviar una señal al cerebro de que es necesario comer. Por lo tanto, los niveles de grelina se incrementan antes de cada comida estimulando la sensación de hambre.

“Sus concentraciones aumentan a medida que pasa el tiempo desde la última comida, promoviendo la ingestión a través de su acción en ciertas áreas del cerebro”, explica Nuria Vilarrasa, coordinadora de la zona de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

Cómo hacer frente a la falta de apetito durante el tratamiento hematológico  - Kernpharma Pacientes

La acción en el cuerpo

Cuando la actividad de la grelina aumenta, se produce también un aumento del apetito, además de otros efectos metabólicos. Esta hormona, por ejemplo, se encarga de regular ciertas funciones energéticas, y participa en procesos relativos a la reducción del metabolismo basal o, incluso, el almacenamiento de las grasas.

“La grelina reduce la secreción de insulina por parte del páncreas y estimula la producción de glucosa en el hígado, aumenta el cúmulo de lípidos, disminuye el gasto energético pero regula positivamente el metabolismo del hueso y previene la atrofia muscular”, detalla la especialista.

Lo que se estudia ahora es si la hormona grelina podría estar estrechamente relacionada con ciertos estímulos organolépticos que producen algunos alimentos en nuestro apetito. En concreto, con ciertos olores potentes que desatan el apetito en algunas personas sensibles.

Si se conocen los factores que desencadenan un aumento en la producción de grelina así como aquellos que reducen su expresión en el organismo, se podrían mantener niveles controlados de hambre así como favorecer el logro de un peso saludable.

La grelina también cumple otras funciones fisiológicas al actuar en diferentes órganos más allá del cerebro:

– Estimula la secreción de otras hormonas por parte de la glándula pituitaria (hormona del crecimiento, prolactina y hormona adenocorticotrópica).

– Regula la homeostasis de la glucosa, al disminuir la secreción de insulina en las células β del páncreas y al estimular la producción de glucosa (gluconeogénesis) en el hígado.

– Disminuye la presión arterial y aumenta la función cardíaca.

– Estimula la secreción de ácido gástrico y la motilidad gástrica.

– Regula positivamente el metabolismo del hueso estimulando la diferenciación de los osteoblastos y aumentando la densidad mineral ósea.

Fuente:Conbienestar.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *